Señorita de compañía por un día

escort

Muchas personas tienen una idea equivocada a la hora de contratar los servicios de una mujer de compañía “Escort”. La fantasía de muchas personas infiere en los servicios solicitados, ya que un mal pensamiento sobre este tema sin tener conocimientos al respecto, puede producir grandes problemas tanto para el consumidor como para la Escort.

Mi nombre es Ana y os voy a contar mi experiencia como señorita de compañía por un día. Todo empieza en la agencia que trabajaba con escorts barcelona sustitutas y con mis compañeras esperando a  cualquier cliente que pueda entrar por la puerta… aunque actualmente muchos clientes prefieren encender el ordenador y navegar por la página de la “Agencia de Escorts profesionales” para elegir las distintas chicas. Las nuevas tecnologías permiten a las personas poder acceder a límites que antes no podíamos imaginar.

Es conveniente estar preparadas cuando el momento lo requiere, sino se puede perder la magia de ése instante y convertirlo en algo no deseado.

Esto se puede evitar teniendo en cuenta ciertos aspectos:

  • No me siento avergonzada: Porque el sexo es lo más normal del mundo. Y estseñorita-compañiaoy receptiva a cualquier proposición del cliente y a tener muy en cuenta las mías propias. Una vez que pase por la experiencia ya decidiré si es de mi agrado o no.
  • Tampoco quiero caer en la rutina: Cómo se podría caer en la rutina con el sexo ? La improvisación es la experiencia más dulce. Hago el amor de manera espontánea sin dejarme llevar por ninguna clase de patrón establecido. Nada de hacerlo siempre en la cama y mucho menos en la postura del misionero y por supuesto lo haré con la luz encendida. Tampoco me esperaré a que caiga la noche. Existen muchos momentos y lugares que nos ofrecen convertir la posibilidad de tener sexo en algo…. fantástico y divertido.

Han pasado 10 años desde mi primer cliente, y sigo trabajando en esta clase de Agencias, su profesionalidad, educación y sobre todo seriedad, me permite tener plena confianza en mí y en mis compañeras.